ARTÍCULO PUBLICADO EN ROOMdiseño MAGAZINE, COMPROBAR AQUÍ

EXIST/RESIST es la primera exposición institucional que abarca casi tres décadas de práctica artística de Didier Fiúza Faustino (1968), artista, arquitecto y experimentador franco-portugués, cuya obra ha provocado y transgredido sistemáticamente las demarcaciones formales y conceptuales entre arquitectura, diseño y arte. Se podrá visitar hasta el 6 de marzo en el maat, Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología de Lisboa.

El título de la muestra hace referencia a dos piezas del artista: Exist (2016) y Resist (2017). En ellas se revela una tensión presente en todas las exploraciones creativas de Faustino que suelen evidenciar las agravantes condiciones de supervivencia física y mental del mundo actual. Ya sea en forma de instalaciones, películas, esculturas, proyectos editoriales, arquitectura temporal u obra construida, el «cuerpo» emerge como figura predominante y como lugar de disputa económica y política.

Entre la frontera del diseño y la provocación artística

Comisariada por Pelin Tan, la exhibición reúne una amplia selección de obras, materiales y prototipos ejecutados entre 1995 y 2022. Hablamos de dibujos, fotografías, maquetas, instalaciones a gran escala, películas y objetos, que giran en torno a cuatro líneas centrales de investigación recurrentes en el trabajo de Didier Faustino: Vivienda y alojamiento, Fronteras de los cuerpos, Diseño como resistencia, Agonismo en el espacio público. Ni que decir tiene que su práctica artística y vinculada al diseño evoluciona en paralelo con las condiciones sociales, políticas y medioambientales de cada momento.

EXIST/RESIST agrupa en dos áreas del museo piezas antiguas y de nueva creación, préstamos de colecciones internacionales y documentación inédita del archivo privado del artista-arquitecto. En la icónica galería ovalada del maat, una estructura a gran escala se alza como un centro de datos analógico. Esta suerte de sala blanca panóptica alberga el contenido central que compone esta retrospectiva. La segunda sala está concebida como un espacio performativo para que el público participe en el pensamiento artístico de Faustino.

El cuerpo humano como medida de escala

Didier Faustino desarrolla una práctica polifacética que abarca la intervención urbana y el diseño multisensorial, tomando casi siempre el cuerpo humano como medida de escala. El artista-arquitecto trabaja a partir de la concepción de que el ser humano busca adaptar el cuerpo a muchos tipos de refugio, vivienda y alojamiento.

De ahí que considere que la protección del refugio sea una condición para la supervivencia de la humanidad. Y es precisamente en nuestros días, en una época de cambio climático posapocalíptico y de extracción capitalista de minerales, cuando dicha supervivencia está más amenazada. Las piezas de Faustino plasman cómo la búsqueda planetaria de refugio a la que asistimos hoy repercute en las condiciones de trabajo y los niveles de precariedad, así como en su relación con el paisaje.

My First House y otras piezas de la retrospectiva

Una de las primeras obras de Didier Faustino, My First House (1996) –una especie de caseta que construyó a petición de unos niños–, aborda el debate sobre las crisis de la vivienda, la emancipación y la supervivencia mediante el uso de materiales de bajo coste. Además, plantea cuestiones como la transitoriedad y el nomadismo.

Otros trabajos proceden del proyecto de fin de carrera del artista (Body Building, 1995) o engloban piezas como Home Suit Home (2013), One Square Meter House (2003), Body in Transit (2000) y Open Incertum (2008). Todas ellas encarnan la continua investigación de Faustino sobre las fronteras, el cuerpo, la supervivencia y el concepto de «habitar» en sus diversas dimensiones. La instalación Democracia portátil (2016- 2022), por su parte, es una propuesta radical que invita al público a enfrentarse a las posibilidades e imposibilidades de la esfera pública.

En el pasillo que conecta ambos espacios se presentan dos obras: una instalación lumínica desorientadora, Nowhere Somewhere (2013), y la irónica instalación sonora Don’t Trust Architects (2010), en la que se cuestiona la profesión de arquitecto y la finalidad del diseño.

La segunda área expositiva acoge la instalación Too late for Tomorrow (2022), que funciona como un espacio interactivo y performativo. Aquí también se muestra un conjunto de vídeos de la serie Exploring Dead Buildings (2010), que nos invitan a reflexionar sobre objetos cotidianos, construcciones y artefactos que interactúan con nosotros.

Todos estos trabajos expresan una preocupación intemporal por la sociología de la vida cotidiana. Cada pieza –además de ser capaz de suscitar ideas– desprende su propia aura. Pero hay que empaparse bien de las notas explicativas dispuestas en la sala para poder apreciarla de verdad.